4 am , suena el despertador y antes incluso de que comience la primera llamada al rezo del día nos ponemos camino al aeropuerto de Estambul de la zona asiática (SAW).

Durante nuestro viaje el año pasado a Estambul decidimos hacer una excursión de un día a Pamukkale al sudoeste del país. Volamos con la compañía aérea Pegasus a primera hora de la mañana de forma que aprovechamos todo el día y volvimos al día siguiente.

Cuando llegamos , desde el aeropuerto cogimos un taxi que en algo menos de una hora nos dejó en este pueblo (previo acuerdo del precio) .
La verdad, que es una aldea (como decimos en Galicia) pero con unas ruinas romanas.
Pocas casas, pocos habitantes y todo gira alrededor de Hierápolis y sus aguas termales.

El nombre de este lugar “castillo de algodón” en turco,  hace honor a la principal atracción que es la zona donde se han ido precipitando las capas de caliza blanca y travertino creando un paisaje impresionante. A primera vista parece que estás en la nieve, sin embargo nada más lejos. Os recomiendo llegar pronto para poder haceros fotos sin muchos turistas de por medio, nosotros fuimos en Marzo y aún así a partir de las 12 se empezó a llenar de gente, pero afortunadamente nosotros habíamos llegado ya mucho antes (para algo valió el madrugón).

IMG_0972.JPG

Tras visitar las ruinas y la zona de las aguas termales ya no queda mucho más que hacer, nosotros no volábamos de vuelta a Estambul hasta el día siguiente por lo que nos dedicamos a caminar por el pueblo, y a jugar al fútbol con niños de 11 años ( de ahí un amigo salió lesionado, pero esa es otra historia… ).

Es un lugar pequeño que probablemente en temporada alta esté repleto de turistas, sin embargo en la época que nosotros fuimos lo teníamos casi para “disfrute” propio.

PAMUKKALE TIENDA TURQUIA
Si os sobra tiempo, podéis vigilar el barrio como hicimos nosotros.

Para comer elegimos el restaurante con mejores valoraciones en tripadvisor y no fallamos.
Pagamos 15 liras por el plato del día, comida rica en un sitio encantador y con servicio excelente “White House Restaurant”  (Y por la noche nos bajaron hielo de su casa para el lesionado en cuestión).

 

 

A la hora de dormir nos decantamos por un sitio barato, puesto que era para pasar tan sólo una noche. Elegimos Allgau Hotel” . 

En esa época del año éramos los únicos huéspedes, sin embargo en las fotos de booking se puede ver que tiene piscina y demás que en verano suponemos la llenarán así como la zona de terraza que en marzo estaba sin colocar.

Los dueños de este hospedaje eran todo amabilidad, nos invitaron a probar una cena casera  ( y tan casera, la comimos en su salón mientras su hijo veía la versión turca de supervivientes) muy rica y tan solo nos cobraron unas 10 liras a cada uno por ella. El momento cumbre fue cuando pedimos agua y para evitar la diarrea del viajero mandaron a su hijo en moto a por una botella a la tienda más cercana…  La verdad, que al estar sólo nosotros era como estar en casa. No es un alojamiento 5*, ni nada del otro mundo pero si vais a pasar un día a Pamukkale por el precio que cobran es más que suficiente.

La visita a esta zona nos encantó. Si también vais con el tiempo justo para ver Estambul  y poco más, por el precio de lo vuelos internos es algo muy recomendable (para visitar Capadocia se necesitan muchos más días).

Güle güle!

 

 

 

 

 

Anuncios