Son las 10 de la mañana y estamos a punto de cruzar la frontera de Bosnia Herzegovina con Croacia. Nos dirigimos a la ciudad de Mostar y tras una par de horas al volante llegamos al paso fronterizo. Enseñamos los pasaportes y los papeles del coche y en menos de 2 minutos ya estamos en Bosnia. En un segundo puesto toca pagar peaje:

“-  1.25 marcos
– ¿no se puede pagar en kunas?
– ehmm… venga dame 10 kunas “

Claramente salimos perdiendo con el cambio,pero no vamos a ponernos pejigueros.
Tras un buen tramo conduciendo por nacional, por pueblos rodeados de viñedos que bien podrían ser cualquier aldea de Galicia llegamos a una zona de montaña.
Por una carretera digna de Los Picos de Europa, bajamos serpenteando hacia el valle donde se sitúa Mostar.

Dejamos el coche al lado de un colegio donde había aparcamiento y echamos a caminar hacia el puente que queda justo en frente de Stari Most. Tuvimos una primera visión de la zona antigua de la ciudad realmente impresionante. El azul de las aguas del río Neretva, junto con el imponente puente y los minaretes que se ven entre la vegetación hacen de la imagen un postal realmente bonita.

IMG_20160614_105650
Nuestra primera vista del Stari Most

Este puente es , lamentablemente , conocido principalmente por la guerra de Bosnia. Durante la lucha por la independencia de la antigua Yugoslavia el comandante Slodoban Praljak  mandó destruirlo, acto por el que posteriormente fue juzgado (junto con otros crímenes). Desde el fin de la guerra hasta el comienzo de las obras de reconstrucción ambos lados de la ciudad permanecieron unidos gracias a un puente provisional construido por ingenieros militares españoles destinados en Bosnia y Herzegovina como parte de la misión de paz de la ONU. Las obras terminaron en 2004.
En agradecimiento a la labor del ejército español en Mostar se puede visitar la Plaza de España.

IMG_20160614_114853.jpg
Stari Most desde el Bazar

Pero el Stari Most no es el único motivo para visitar esta ciudad de casi 130.000hab.
A ambos lados del puente se encuentra un bazar a lo largo de varias calles peatonales empedradas. Recorrer el Bazar de Kujundziluk en medio de los múltiples puestos de souvenirs, artesanías y pastelitos árabes es  un perfecto paseo para llegar hasta el Stari Most.

Debido al alto porcentaje de musulmanes que conforman la población Bosnia hay varias Mezquitas a lo largo del río.

Una de las cosas que más nos llamó la atención e impresionó fue el detalle de que recorriendo el Boulevard pudimos ver múltiples edificios todavía con marcas de la guerra en sus muros. Además basta con entrar en cualquier cementerio y que la piel se te ponga de gallina al comprobar el prácticamente todas las lápidas datan de los años 93-95. Sin duda la guerra ha marcado a Mostar y ellos no olvidan.

 

Por supuesto, no todo iba a ser caminar y paramos en uno de los múltiples restaurantes que hay para comer.
Los precios de las cartas están en marcos, sin embargo en prácticamente todos los establecimientos te permitían pagar en euros. Nosotros por si acaso,habíamos sacado en el cajero 40 Marcos (20 € aprox) para la comida y comprar algunos detalles en el bazar. Comimos estupendamente y por tan sólo 12€ los dos.
Pedimos dos platos típicos: un Cevapi y un Pljeskavica.

El cevapi también lo podéis encontrar en algunas zona de Croacia y se rata de unas salchichas de carne picada a la parrilla, se sirve con pan tipo el de los kebab y cebolla picada; en ocasiones también con patatas fritas. Muy rico.

El plato que me pedí , algo más difícil de pronunciar, era impresionante. La/el (no lo tengo muy claro) Pljeskavica es un plato más típico de Serbia. Hay dos tipos : simple o el que pedí yo, relleno de queso y una especie de jamón. El sabor de la parrilla le daba intensidad, y aunque era del estilo de un cachopo me atrevería a decir que estaba incluso mejor.

IMG_20160614_131348.jpg
¡ CÓMEME !

Después de comer decidimos ir a ver el puente desde otra perspectiva, esta vez desde el río. Hay una pequeña zona con arena/piedrecillas habilitada para estar en la orilla y refrescarse. Habíamos estado buen rato asomados en el puente esperando a que uno de los hombres que hay allí haciendo el amago de tirarse (previo pago,hasta que no llegan a una cantidad allí no se tira nadie) y ya lo habíamos dado por imposible. Justo al llegar a la parte de abajo los vimos tirarse ¡ menudo vértigo !

mostar.jpg

Tras dar un último paseo, a media tarde volvimos hacia Sibenik para dormir.
Sin duda Mostar es una buena opción para hacer una excursión de un día aprovechando vuestra ruta por Croacia.

Doviđenja!

 

 

 

 

Anuncios