Buscar

Wanderlust, o la necesidad de viajar.

Blog de viajes y paseos

Categoría

europa

4 días en San Petersburgo.

Cerca de estas fechas, hace ya dos años, descubríamos y disfrutábamos de Rusia. Quién nos iba a decir que desde la ventana de nuestro salón , con las mismas vistas ya una semana, íbamos a echar tanto de menos ver algo diferente.

No tenemos tiempo, o no teníamos, para pensar en ello, para contar nuestras experiencias, para acabar este post. Y ahora, me sobra.

Llegamos a San Petersburgo a bordo del Flecha Roja, tren con nombre de película que nos acercó un poco a lo que pudo ser la Rusia de los zares, el lujo y la pomposidad. Aunque en nuestro compartimento de 4 camas estábamos más cerca de los trabajadores de segunda clase.

Nuestra vagón tenía de todo, cada centímetro aprovechado, y lo que parecían solo dos sillones se convertirían aquí y allí en cuatro camas.

El traqueteo del tren, las vías y el paisaje indescifrable en la noche nos acompañó desde la rusa Moscú hasta la más” europea” San Petersbrugo.

El revisor nos despertó a las 7 de la mañana, aunque Javi no lo necesitó porque casi no pegó ojo, y nos trajeron el desayuno a nuestra cama.

Nunca había desayunado en un lugar así, y ahora pienso que qué maravilloso sería despertarse cada día con el desayuno hecho en una ciudad diferente del mundo.

Llegamos a la estación  Moskovskaya  y bajamos al andén en una fría pero soleada mañana. Nos dirigimos en metro a nuestro hotel y aquí comienzan nuestros 4 días en San Petersburgo ¿vienes?

Bienvenidos a San Petersburgo
Seguir leyendo “4 días en San Petersburgo.”

Florencia y el síndrome de Stendhal.

Día 1 en Florencia.

Bajamos del tren que nos traía desde Bolonia y una riada de gente aparece ante nosotros, sonidos de maletas, ir y venir, cámaras colgadas del cuello y mucho palo selfie. Ya estamos en Florencia, ciudad turística de Italia por antonomasia, y más en pleno puente de noviembre.

Tras dejar el equipaje en nuestro pequeño hotel céntrico, decorado al más puro estilo rococó salimos a explorar la ciudad. Tenemos 3 días para conocer la cuna del Renacimiento y no podemos perder un segundo.

Recorremos la Via Zanetti y al final de esta .. ¡boom! la mísmisima explicación de el Síndrome de Stendhal. La Piazza del Duomo nos recibe con sus impresionantes edificios y no podemos más que rendirnos a la belleza de éstos y mirar embobados hacia arriba.

El Battisterio y Santa Maria del Fiore presiden la plaza y a su alrededor cientos de turistas hacen cola religiosamente para poder entrar.

Seguir leyendo “Florencia y el síndrome de Stendhal.”

Atenas, una escala aprovechada

Viajar haciendo escalas durante el vuelo es una de las mejores formas para ahorrar, aunque muchas veces esas eternas horas en el aeropuerto no compensan por el cansancio acumulado en horas muertas.

Ese café de máquina,sándwich de algo indeterminado y los incómodos asientos normalmente hacen que pienses ¿por qué? Sin embargo, en nuestro viaje a Egipto, la escala fue una oportunidad estupenda para tener un primer contacto con la capital de Grecia.

Volamos con la compañía Aegean y al comprar el billete vimos que era la escala perfecta (si es que eso realmente existe).

Sigue leyendo

5 días en Berlín en diciembre

Lo bueno de conocer a gente que le encanta viajar y que además es “copywriter” es que siempre puede estar dispuesto a ayudarte para tener un nuevo post en el blog.

¡Efectivamente! Este nuevo viaje no es mío, sino de Ángel (@_worderlust) que nos lleva a recorrer Berlín al fresquito de diciembre durante 5 días ¿vamos?

Continua leyendo 😉

4 días en Moscú

Hemos llegado con dos horas de retraso a Moscú tras interminables turbulencias en medio de una noche de tormenta. Buscamos un medio para ir los cuatro juntos hasta el hotel y nos decantamos por coger un taxi. El único empleado que hablaba algo de inglés en el mostrador de la compañía acuerda conmigo un precio y allá nos vamos.

El recorrido es largo, una media hora, ya que nuestro hotel está en el centro y aún así el precio es de 1.250 Rublos (unos 17€). El conductor nos intenta hablar pero nuestro nivel de ruso no da para eso (hola, gracias y poco más). Así que empieza ese momento en el que intenta traducir sus palabras con una aplicación y lo que sale de ese aparato es totalmente imposible de entender.

Al final , por el idioma universal de señas, entiendo que me dice que no tiene cambio para darme así que cuando llegamos al hotel nos vamos a recorrer varias tiendas buscando que me cambien a billetes pequeños para poder pagar.

¿Como arreglamos? Le compré una cajetilla de tabaco para cambiar a monedas y se la llevó restándoselo al precio del taxi ¡un hombre resolutivo!

Esta fue nuestra primera anécdota en Rusia, pero quedaban muchas más.
Teníamos por delante 4 días en Moscú y decidimos aprovecharlos con calma, sin apresurarnos a ver todos los “must” pero disfrutando de cada lugar.

Este es nuestro recorrido, a nuestra manera que siempre es la mejor forma de disfrutar las cosas … ¿vienes a descubrirlo?

Seguir leyendo “4 días en Moscú”

Rusia , antes de viajar.

En el año 1997 se estrenaba la película Anastasia de Century Fox y para mí, con 7 años, una nueva obsesión.

Anastasia me llevó a Rusia y me descubrió un sitio donde había palacios enormes, mucha nieve y gente con gorros de pelo bailando en cuclillas.

Así que ahí estaba yo, en el salón de casa leyéndome toda la historia de los Romanov … no la historia más dulce para una niña de mi edad, pero yo QUERÍA SABER MÁS.
Pidiendo a mis padres que me bajasen los tomos de la enciclopedia y  buscando en la encarta me pasaba yo los ratos libres, tardes leyendo sobre los zares y la revolución (por favor, si hay algún post millenial en la sala que deje de buscar esa palabras raras en el diccionario  google).

Aún encima, yo nacida en diciembre, había descubierto mi nueva canción favorita “uuuuna vez en dicieeeembreeeee…” y mi hermana (14 años mayor que yo) aprendiéndosela para tenerme contenta (“todo es poco por Selinaaaa” que diríamos después).
Por supuesto cuando mi madrina vino a verme ¿qué hice? pedirle otra vez ir al cine a ver la dichosa película.

Los años pasaron y al final ni novio ruso (aunque nos confundiesen con unos en República Dominicana ), ni aprender ruso (bueno, spasiva y nasdrovia lo digo bien).
Pero esa “pasión” por Rusia seguía ahí y en cuanto me dijeron ¿a dónde vamos este año de viaje? mi respuesta fue:  ” A Rusia por favorrrrrrrrrrrrrr “.

Así que aquí estoy escribiendo a pocas horas de irme y con mucha, mucha ilusión.

Seguir leyendo “Rusia , antes de viajar.”

Un sábado en Londres

Hace menos de un año pisé por primera vez la capital del Reino Unido y ,como os explicaba en el post de 3 días en Londres, intentamos sacar el máximo partido a nuestra visita. Sin embargo, es imposible que no quedasen cosas por ver.

Por suerte este agosto pude volver para visitar a mi querida amiga Mei ,que trabaja como profesora en Inglaterra,  y aprovechamos a pasar un sábado diferente recorriendo nuevas zonas de Londres.

Y es que en una ciudad tan grande, cosmopolita, viva y cambiante como ésta ¿Cómo vas a ver todo? Siempre habrá algo nuevo que hacer, algo por descubrir.

Con este post os llevo a pasear por algunos sitios típicos que me faltaron la otra vez y otros no tan convencionales ¿Vamos?

Seguir leyendo “Un sábado en Londres”

Escapada a Copenhague

¡ Bienvenido primer viaje de 2017 !

Volvemos a la carga con anécdotas frescas, nuevos sitios que ver y recomendaciones para disfrutar al máximo de una escapada por Europa. Copenhague ha sido la elegida y allá nos fuimos, a pasar un poquito de frío y descubrir la capital del nombrado “país más feliz del mundo”. Coge el abrigo que nos vamos.

Seguir leyendo “Escapada a Copenhague”

Viajando en tren – Verano 2011

¡ Hace ya casi dos meses que no escribo en el blog !

Desde luego … y no será porque no tenga viajes todavía por contar …

Hoy me he decidido a volver atrás unos cuantos años, hasta el verano del 2011 y llevaros de viaje por Alemania y Bélgica ¿ os apetece ?

Salchichas, chucrut, gofres y mejillones con patatas fritas … ¡ allá vamos ! Seguir leyendo “Viajando en tren – Verano 2011”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑