Son las 10 de la mañana y estamos a punto de cruzar la frontera de Bosnia Herzegovina con Croacia. Nos dirigimos a la ciudad de Mostar y tras una par de horas al volante llegamos al paso fronterizo. Enseñamos los pasaportes y los papeles del coche y en menos de 2 minutos ya estamos en Bosnia. En un segundo puesto toca pagar peaje:

“-  1.25 marcos
– ¿no se puede pagar en kunas?
– ehmm… venga dame 10 kunas “

Claramente salimos perdiendo con el cambio,pero no vamos a ponernos pejigueros.
Tras un buen tramo conduciendo por nacional, por pueblos rodeados de viñedos que bien podrían ser cualquier aldea de Galicia llegamos a una zona de montaña.
Por una carretera digna de Los Picos de Europa, bajamos serpenteando hacia el valle donde se sitúa Mostar.

Dejamos el coche al lado de un colegio donde había aparcamiento y echamos a caminar hacia el puente que queda justo en frente de Stari Most. Tuvimos una primera visión de la zona antigua de la ciudad realmente impresionante. El azul de las aguas del río Neretva, junto con el imponente puente y los minaretes que se ven entre la vegetación hacen de la imagen un postal realmente bonita.

Seguir leyendo “Un día en Mostar”

Anuncios