Situada en la zona de Alta Saboya, Annecy es una ciudad que puedes visitar aprovechando tu estancia en Ginebra. A tan solo 1 hora de la ciudad suiza, puedes acercarte en bus a pasar el día.

Los colores de sus edificios y el lago de origen glaciar junto al que se sitúa, le dan un encanto de cuento.

Te llevo a esta ciudad para que la conozcas ¿vienes?

¿Cómo llegar a Annecy desde Ginebra?

Nosotros nos decantamos por el autobús, aunque en coche es un trayecto de poco más de 45 minutos.

Sin embargo,como solo íbamos a movernos un día de Ginebra no nos compensaba alquilar un coche.

Desde Ginebra podéis coger el autobús desde varios puntos, sin embargo el fin de semana en número de buses disminuye. Podéis viajar con la compañía flixbus  o como en nuestro caso, con la compañía transalis que tenía el mejor horario para ir y volver en el día un domingo.

Hay distintas paradas pero para el autobús de las 10.40 tuvimos que acercarnos hasta Geneve Etoile, una especie de parque disuasorio a la entrada de la ciudad .

En la línea de tranvía 15 está la parada “Etoile P+R”  y una vez aquí hay una parada de bus donde coger el que lleva hasta Annecy, T72. El ticket lo puedes comprar por internet (ahorrando con la opción ida y vuelta) , o sino a bordo. El precio comprando al conductor es de 12’60€/trayecto.

El trayecto dura aproximadamente 1 hora y te deja en la estación principal de Annecy, a 10′ a pie del casco antiguo.

¿Qué ver en Annecy?

Probablemente la imagen más vista de Annecy es la del Palais de l’Île en el centro de uno de los canales más grandes de la ciudad. Sin embargo, cuando nosotros fuimos nos quedamos con las ganas de verlo porque estaba en restauración.

Este monumento tan fotografiado se trata de una antigua prisión y palacio de justicia.
Os dejo una foto para que sepáis de que os hablo (gracias google).

Palais de l'ille

A nosotros la ciudad nos recibió con un sol con el que no contábamos y eso ayudó a que nos gustase más si cabe.

Empezamos caminando  hasta la orilla del Lago para disfrutar de la espectacular vista. Al parecer, este se trata de uno de los lagos más limpios del mundo. Si quieres navegar por sus aguas hay varias rutas en barco o puedes alquilar barcas a pedales.

 

En la orilla de lago Annecy, se sitúan los Jardins de l’Europe, donde podéis dar un paseo o descansar en su zona de verde. En este parque os encontraréis con el Pont des Amours, según la leyenda, los enamorados que se besen sobre él permanecerán juntos toda la vida ¿te atreves? Mis padres se dieron el beso al lado, no sé si eso cuenta…

 

IMG_20170326_123716
L’amour !

Callejeando por Annecy 

¿Ya había nombrado a los canales? Es una de las cosas que más nos gustó y que más fotografiamos.

El día que visitamos Annecy (domingo), había mercado hasta las 2 de la tarde. Gran cantidad de puestos desde ropa, frutas, verduras hasta panes y quesos con una pinta espectacular, llenaban las calles de vida. Así que por allí anduvimos, de arriba a abajo con la boca haciéndose agua.

 

Y por supuesto, habiendo tanta comida a la vista en tantos puestos ¿Qué hicimos? probar la “Tartiflette”. Os diría que nos os vayáis de esta zona sin probarla. Se trata de un plato típico de Alta Saboya , el cual contiene queso reblochon, patatas cocidas, cebollas, bacón, crème fraîche, pimienta, y se sirve todo junto gratinado. Nosotros lo comimos en versión bocadillo, ¡os puedo de decir que estaba espectacular!

viajes - blog - comida - francia

Para digerir la tartiflette, subimos la colina hasta el Castillo de Annecy (Château d’Annecy) Fue construído entre los siglos XII y XIV y vigila la zona desde el alto de la colina. No entramos, porque también estaba en parte en reformas así que nos quedamos sin verlo. El precio normalmente es de 6€. Por lo que había leído antes de ir, la visita merece la pena y a parte de las dependencias del Castillo, hay varias exposiciones sobre la ciudad.

El paseo para subir y bajar (se puede hacer por las distintas laderas de la colina), es muy bonito. Recorres varios callejones, con casas pequeñas, muros llenos de vegetación y muchos,muchos colores.

 

La verdad, que visitar Annecy nos encantó. La zona antigua no es especialmente grande pero las casas antiguas , lo bien conservadas que están y los canales hace que sea una ciudad preciosa, una especie de “pequeña Venecia”  de cuento.

Sin duda, si en tu escapada a Ginebra tienes tiempo ( o si estás visitando Lyon ) esta es una ciudad que vale la pena pasarse a ver un día.

 

¡Nos vemos en la próxima viajero!

À bientôt!

Anuncios