¿ Llegado el otoño se acabaron los viajes ?

¿Sólo la época estival es buena para conocer nuevos sitios ? ¡ Ni mucho menos !

Hoy traigo una lista de 5 ciudades que he visitado y son recomendables para hacer una pequeña escapada de fin de semana para desconectar de la rutina.

Coge papel y boli, calendario y vamos a planear ¿vienes?

Italia : Milán

He visitado esta ciudad en dos ocasiones. Milán - Duomo.JPGPrimero un verano con mis padres y después unos años más tarde con Óscar (nuestro primer viaje juntos) en invierno. Me trae buenos recuerdos y por eso le tengo un cariño especial.

Milán es ideal para visitarla un fin de semana. A parte del impresionante Duomo, la imagen más típica, tiene bastantes monumentos que visitar y es una ciudad con mucha vida por lo que no tendrás tiempo para aburrirte. Desde los tejados de la Catedral podrás tener una espectacular panorámica y la Galleria de Vittorio Emanuelle II son visitas imprescindibles.

Recorriendo la Vía Dante llegaréis al Castillo Sforzersco, con nieve es realmente bonito. Vale la pena visitarlo y se puede aprovechar para recorrer alguna de las galerías que alberga.

En tu visita a Milán deléitate con la gastronomía italiana, saborea un buen tiramisú y al acabar no olvides ir hasta el Toro de Turín de las Galerías y pisar con el talón la zona de los genitales(ante todo finura) del toro y da tres vueltas para volver a Milán y que un deseo se te cumpla.

 

Rumanía : Bucarest

La capital de Rumanía es otra buena opción para una escapada de un par de días. Si todavía no has tenido contacto con este país,este es una buen lugar por el que empezar. Aunque si cuentas con más tiempo es una buena idea acercarse hasta la región de Transilvania.

Cuando yo viajé a esta ciudad la opción más barata era hacerlo desde Barcelona con Wizz Air, sin embargo ahora el abanico de posibilidades se ha ampliado.

¿Qué hacer en Bucarest?

– Ver el Parlamento Rumano, es un edificio impresionante. Por algo es el segundo edificio más grande del mundo tras el Pentágono y el edificio civil-administrativo más grande. Tanto por fuera como por dentro  es una visita obligada.

Bucarest - Parlamento.jpg

Recorrer sus avenidas. Callejear por Bucarest puede ser toda una experiencia, puedes pasar de una pequeña callejuela con la acera desastrosa a una impresionante avenida al más puro estilo Soviético. La verdad que en la capital Rumana hay muchas zonas algo derruídas pero no dejan de darle cierto encanto.
La Plaza de la Revolución, la Ópera y el Ateneo Rumano también son lugares que valen mucho la pena. Bucarest está llena de edificios impresionantes.

Bucarest - Parlamento - Escapada.jpg

– Ver el Arco del Triunfo,  por algo Bucarest es conocida como la “pequeña París”. Esta construcción se mandó hacer en conmemoración de la unificación de Transilvania a imagen y semejanza del de la capital francesa.

Bucarest - Arco Triunfo.jpg

Salir y disfrutar. El ambiente en Bucarest puede ser muy parecido al de una ciudad española, cuando fuimos en verano cualquier día a cualquier hora había ambiente es sus calles y un bar o discoteca para salir. Además el precio es muy asequible.

Alemania, Hamburgo.

Quizás lo más típico cuando uno piensa en una escapada a Alemania sea en ir a Berlín o a Munich. Sin embargo, al norte tenéis una genial opción para visitar una ciudad cosmopolita que tiene mucho que ofrecer.

No dudes en pasear por la zona de los canales y acercarte a ver los nuevos edificios cool del barrio moderno de los muelles.

Tras  la caída del muro esta ciudad buscó recuperar su esplendor como uno de los puertos más importantes de Europa, el “Fishmarkt” es visita obligatoria.
Aralar, amiga y enamorada de Hamburgo, recomienda sin duda ir a este mercado, comer un bocadillo de pescado y acercarse a la “Dom” , la famosa feria del a ciudad.

Hamburgo - canales - escapada.JPG

Si cuentas con algo más de un par de días, desde Hamburgo puedes coger un tren hasta Copenhague (este tren es especial porque va dentro de un barco) y conocer de paso la capital danesa.

Portugal , Oporto

No es necesario coger un avión obligatoriamente para pasar un fin de semana fuera de España. Si tenéis cerca el país vecino, podéis aprovechar hacer un viaje en coche.

Oporto es una ciudad cautivadora, a pesar de que algunas zonas del casco antiguo no están en sus mejores condiciones, esa especie de “decadencia” le da parte de su encanto.

Lo mejor que puedes hacer en Oporto es perderte y callejear para disfrutarla lo máximo posible. Prepárate para unas cuantas cuestas, sube hasta la Sé y disfruta de las vistas que hay , también cerca de allí puedes contemplar la ciudad desde el mirador de la Igreja dos Grilos.
Aunque mis vistas favoritas son las que hay desde el Puente de Luis I, una vez allí es decisión vuestra cruzar a Vilanova de Gaia y luego coger el teleférico.

No olvides visitar la Librería Lello, su escalera central es realmente espectacular.

Después de recorrer sus calles, pasear a la orilla del Duero y subir unas cuantas cuestas probablemente tengas hambre , lo mejor para reponer fuerzas : una francesinha (una bomba calórica no apta para cualquiera).
Piérdete en la estación de Sao Bento en la sala de los pasos perdidos, toma un café en Majestic y disfruta de una ciudad realmente maravillosa, para mí Portugal siempre es una opción genial para cambiar de aires.

Marruecos : Marrakech

Por último,pero por ello no peor. ¿Sólo vale Europa para hacer una escapada? Ni mucho menos, Marrakech es un lugar perfecto para entrar en contacto con otra cultura en tan sólo un par de días.

Marrakech es cautivadora y fascinante, ofrece mucho que hacer y ver distinto a lo que normalmente estamos acostumbrados.

Al principio puede parecer abrumadora, sus callejones de la Medina se vuelven laberínticos, en el Zoco todo el mundo es tu “amigo” y tiene algo para ti. Pero al final, si consigues cogerle el gusto, te encantará.

Recorre la Plaza Jemaa el Fna o Yamaa el Fna (Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad) a todas horas, por la mañana para ver los puestos, por la noche para pararte a cenar en una de sus múltiples carpas. Piérdete en el Zoco y recorre los Jardines de Menara, la Mezquita Kutoubia o el Palacio Bahía. Empápate de Marrakech y disfruta cada uno de sus rincones. Y si tienes un poquito más de tiempo,haz un pequeño viaje al desierto ( para leer más en este post ).

Olores, sabores, bullicio, esta ciudad puedes odiarla o amarla pero no creo que alguien pueda sentir indiferencia ante ella.


Ahora sólo queda decidirse por una de estas propuestas y disfrutar de salir de la rutina.

¡ Hasta la próxima viajeros !

Anuncios