Cayena y pollo, calle de los fantasmas, Pekin