Ay los antojos…

Antojo de La Habana, de ropa vieja, de sentarnos en el callejón Espada y ver la gente pasar. Antojo del mojito del restaurante Antojos , de sus sabores, de sus postres, de la amabilidad de su camarero.

Seguir leyendo “Antojos.”