Para empezar este post tengo que hacer unas presentaciones primero.
A este paseo nos llevaron mis padres y de ellos no os había hablado antes.

Bego e Igna son los «culpables» de mi curiosidad viajera, desde pequeña me llevaron de un lado a otro de España, Portugal y cuando ya era un poco más mayor de viaje a Italia y tantos otros sitios que alimentaron mis ganas de ver más.
El descubrir que a tres horas de casa había otra moneda (de aquella todavía los escudos portugueses), hablaban otro idioma, había otras costumbres para mí era increíble (como el paté de sardinas).
A ellos les tengo que agradecer que no quiera parar de moverme.

Pues como siempre están en movimiento, ellos ya habían estado en este banco y preparamos una excursión para ir a verlo.

En principio al denominado «mejor banco del mundo» se puede llegar en coche, pero nosotros realizamos una ruta muy recomendable para disfrutar más del paisaje de la zona.

Seguir leyendo «Paseando al «mejor banco del mundo»»